Recolección: herencia y herida | Loreto Carmona

Texto y obra: Loreto Carmona

Nace en Santiago de Chile en 1981. Estudia Artes Plásticas con mención en pintura en la Universidad Finis Terrae y tiempo después participa en el taller de pintura de la Libera Accademia di Belle Arti di Roma. Estudia postgrado de medios y tecnologías en el Instituto Universitario Nacional de Arte de Buenos Aires y durante dos años forma parte del taller impartido por Eugenio Dittborn, entre 2013 y 2014.

Desde 2005 que su obra se expone en diversos lugares. Destacan sus dos individuales en Casas de Lo Matta, en 2011,  y en Galería Espora en 2014. También muestras colectivas como la organizada por la AICA en 2013, en el Centro de Extensión PUC el mismo año y en la Fundación Cultural de Providencia en 2015. Actualmente forma parte de una muestra colectiva de arte y mitología exhibida en el Museo de Arte Raúl Anguiano de Guadalajara, México.

Mi trabajo consiste en una reflexión en torno a la identidad cultural que tenemos como región Latinoamericana y que derivó del mestizaje, producto de la evangelización y occidentalización impuesta por el colonialismo español.

Mis obras tienen como punto de partida el acto de recolectar, coleccionar y acumular archivos gráficos (libros viejos, mapas, grabados, ilustraciones, etc.) que no solo dan evidencias históricas, sino también sociales, ideológicas, fisionómicas y estética  de cómo concebimos el mundo, de todas nuestras percepciones heredadas de la visión cristiana, de la realidad que traían los conquistadores y  que hasta el día de hoy cargamos y que se nos cuela por los poros. Los conceptos del bien y el mal, la creencia en el castigo, la muerte y vida eterna, la idea de belleza, las tradiciones, las reglas, la fe, lo decorativo,  las jerarquías, los modelos, el patriarcado. 

Esto es lo irrebatible que tenemos como continente. Somos ex colonia y por más que busquemos independizarnos y destacarnos como sociedades auto-suficientes, estamos siempre esperando la aprobación del primer mundo. Porque querámoslo o no, (como dice la biblia) fuimos creados “a imagen y semejanza”.

En mi obra, los clavos, las agujas y heridas en el papel se asocian a la idea del dolor, del  sufrimiento y la culpa, conceptos que se cuelan en nuestro imaginario colectivo como región latinoamericana, traídos por el colonialismo y el cristianismo. Las imágenes son exhibidas en vitrinas como cuerpos conquistados. Uso hilos dorados, chinches, masking tape o tintas, que cubren, encauzan y someten la imagen a la fuerza, la destacan de lo monocromático  y atraen la mirada del espectador.