elcollage

Collage de Camilo Solis

Camilo Solis (26), Collagista y Director de Arte en Cine.

El collage para mí, es un hurto por hallazgo, un delito. Sin ese factor apolítico es una yuxtaposición de imágenes; un fotomontaje. No hay acto más honesto y sincero que confiar en el azar. Ni acto más liberador que destruirlo todo y que lo imprevisto lo vuelva a construir bajo sus propias leyes. El collage para mí es eso: un ejercicio de abolición hacia uno mismo; de romper nuestros propios cánones mentales. Alterar los engranajes de la realidad, de la forma y el color. Un acto romántico, que a filo y adhesivo, nos sumerge en la nada, para disfrutarla sin pretensión.

Siempre que he trabajado el arte de una película, ya sea como ambientador o director de arte, lo abordo desde una perspectiva realista, verosímil a lo que la historia plantea en su universo imaginario. Es como un ejercicio de decisiones que tiene de enemigo a la arbitrariedad. En el collage intento hacer lo mismo (consciente o no). Ir más allá del color, de la textura y la forma; agregarle un sentido al sinsentido.

Una vez, trabajando para una película, ya terminando la jornada con una amiga, la Caro, fuimos a botar la basura y al llegar a los contenedores, a sus alrededores nos encontramos muchos papeles de distintos tipos: fotografías familiares de los años 50, cartas al viejito pascuero, certificados antiguos etc. Los tomamos y nos dividimos el botín, luego de intentar armar la historia de por qué había tantos archivos de información abandonados junto a escombros. 

Al pasar el tiempo esos papeles los utilicé como fondos para adherirles imágenes. Me gustaban las texturas que tenían: manchas de aceite, manchas de tinta, papeles desteñidos con letras inentendibles etc. Como resultado obtuve sorpresas que jamás me esperaría. Siempre les cuento a mis amigos que fue totalmente inconsciente. Como por ejemplo un collage que hice, que sale una estatua del torso de una mujer con una flor roja simulando su cráneo, de fondo tenía uno de estos papeles y en vertical sale escrito: “DONDE MUERE EL EGOÍSMO, FLORECE LA PAZ”. 

Estos hechos abismales son los que me motivan más aún para seguir haciendo collages, siempre bajo el alero de lo improvisto y del azar como copiloto.